Aspectos a evitar para ser un buen jefe

dt.common.streams.StreamServerEn los últimos meses o años está muy de moda los artículos e infografías donde explican las diferencias entre jefe y líder, los must have para ser un buen líder, qué hábitos tienen los buenos líderes, etc. Creo que estamos yendo, en algunos de los casos, demasiado lejos. Es decir; ¿Cómo vamos a empezar a hablar de los buenos líderes si la gran mayoría de los empresarios y/o responsables de equipos no saben qué tienen que hacer para ser un buen jefe?

Cuando la gente me pregunta eso de ¿Qué diferencias crees que hay entre jefe y líder?, yo siempre respondo lo mismo “entre jefe y líder no hay diferencia, una cosa contiene a la otra”. Para ser un buen líder, considero que hay que ser un buen jefe, ya que no se puede querer pretender que un equipo “te siga” o ser ejemplo para alguien si tus funciones y responsabilidades como jefe no las ejecutas bien .Este enfoque es siempre hablando del ámbito de la empresa y sin entrar en los llamados “líderes espirituales” o “ídolos” como pueden ser Mahatma Gandhi, Tom Cruise o Messi.

¿Qué cosas hay que tener en cuenta para ser un buen jefe?:

  • Criterio

La falta de criterio a la hora de la toma de decisiones, o el no saber transmitir por qué se efectúa una decisión conlleva a que los empleados o tu equipo no sepan hacia dónde quieres ir y cuál es el objetivo de tus decisiones.

No hace falta explicar los detalles o justificar una decisión, simplemente basta con tomar decisiones coherentes y mantener un criterio fijo. No puedes decir hoy blanco y mañana negro en función de cómo te has levantado esa mañana de cama.

  • Respeto

El respeto hacia la gente no sólo se limita a tratar de usted o a ser gentil. El respeto comienza desde saber qué formación tienen tus empleados para saber qué pueden hacer por ti en la empresa y pasa también por respetar, nunca mejor dicho, el organigrama o jerarquía propuesta.

Si en el día a día haces responsable a gente de problemas que no le competen o presentas a tu equipo hacia los demás (en una visita comercial de un cliente, por ejemplo) con puestos “difusos” o totalmente inventados, esto hace que la gente tenga la sensación de no saber qué hace en la empresa o qué puesto tiene. Además, tú como jefe dejas mucho que desear … no sabes ni qué gente tienes en tu empresa o en tu equipo.

  • Compromiso

Es fundamental tener el sentimiento de compromiso por la empresa en la que trabajas para poder ser un buen jefe ya que es un sentimiento que se transmite al resto del equipo y que refuerza la unión de todo el grupo.

En el momento en el que, como empresario o como jefe de equipo, empieces a “pasar” de los problemas que te rodean en el trabajo y quieras y dando patadas hacia adelante sin pararte a solucionarlos, en ese mismo momento, el resto del personal lo verá como una falta de implicación y por lo tanto una desmotivación. “Si el jefe no se implica…¿Cómo voy a implicarme yo?… yo paso” “parece mentira que haga yo más por la empresa que mi jefe”

  • Escucha

Siempre se habla de la diferencia entre oír o escuchar. Creo que esto lo tenemos todos claro, por lo que habría que ir un paso más allá y hablar de la escucha activa.

No basta con escuchar lo que te están contando y asentir con la cabeza si lo que estás haciendo es pensar en tu siguiente contraataque o en la forma de convencer al otro para que al final te de la razón.

Esta situación es muy visible cuando tu jefe te está hablando sobre algo, no le das la razón exponiendo tus comentarios y te empieza a levantar la voz sin dejarte explicar. ¿Qué suelen decir los jefes que no te escuchan de forma activa?: “No, déjame hablar…” “Me vas a decir a mi cómo tengo que hacer mi trabajo”, “Escúchame y así ya verás cómo aprendes … que tengo más experiencia que tú”… son muletillas que usan constantemente y que te irritan cuando las escuchas. No merece la pena que te “calientes”… no te está escuchando y sólo quiere acabar él la conversación. Lo que sí que te recomiendo es que nunca le des la razón para que se calle ni por ser un pelota. Lo que deberías de hacer, bajo mi punto de vista es decir algo como, “Bueno, yo lo veo de otra forma”, “Son dos opiniones distintas” o “Sí, yo te entiendo, pero no opino igual”

  • Confianza

Confía en tu equipo, ya sea porque los has contratado o porque es un equipo impuesto del cual tienes que ser el jefe. Si confías en la gente se sentirá valosteve-jobs-fraserada y podrá hacer un trabajo mucho mejor. No sirve de nada que les digas
continuamente “estamos muy contentos con tu trabajo”, “tu vales mucho” “en unos meses/años te subiremos el sueldo (con cara de mentira contenida”…

Es común que tengas en tu equipo alguien con iniciativa y que te plantea soluciones a los problemas. Lo que no debes hacer con esta gente es menospreciarla o hacer caso omiso a las propuestas. Siempre y cuando lo que dice tenga coherencia, deberías de valorarlo y no cortar las alas, porque sino lo que conseguirás es que ese trabajador deje de tener iniciativa e incluso deje de asumir responsabilidades que ni le corresponde dejando pasar los problemas y sin plantear soluciones.

Si realmente confías en tu equipo, les conoces y los valoras creceréis juntos y conseguiréis los objetivos comunes.

Habrá mil y una características que me haya dejado en el tintero. Pero creo que estas que reflejo son claves para la buena gestión de un equipo de personas. ¿Cual más añadirías? ¿Qué aspectos son fundamentales para tí como empleado? ¿Qué has aprendido tú en los años que llevas como jefe?

Autor: Pedro Leira Jiménez – Responsable de Calidad y Planificación y Coordinador de Seguridad en De Pablos, S.L.

Anuncios